ENVÍO Y CAMBIO DE TALLA GRATUITO EN COMPRAS SUPERIORES A 100€

Azuma Makoto es un floristero japonés nacido en 1976. Su juventud y visión descarnada, tanto con respecto a la vida y su relación con la muerte, como a la visión de las plantas con respecto al rock, lo consuman como un ejemplo contemporáneo de que el arte está en un estado de efervescencia total. Se lo considera como el creador de la escultura botánica, desde arreglos gigantes a esculturas suspendidas. Plantas, rock y bonsais volando en el espacio.

Makoto trabaja en su laboratorio de Tokio, en un espacio minimalista e industrial, ubicado en un sótano que no se parece en nada a las floristerías tradicionales. Lo que hace Makoto, aunque esté relacionado a las tradiciones, es Arte.
 
Sus obras transpasan lo meramente ontológico para poner en la acera de la metafísica la contemplación de la vida y la muerte en un breve lapso de tiempo, teniendo en cuenta tal como dice Makoto, que el tiempo de un día de una planta, equivale a diez años para el ser humano.
 
Makoto se identifica con la estética del Mono-No-Aware, concepto de la filosofía y la crítica literaria japonesa que podría traducirse como “la empatía de lo efímero” o “la empatía por las cosas que se desvanecen”. Así, la muerte es un proceso natural de la vida.
 
El ejemplo más dramático en su obra es la instalación Burning Flowers, un homenaje a los que ya no están pero también un respeto a los seres vivos que son las plantas y las flores. Y también compara la cualidad de las flores al rock: nunca un acorde sale igual, nunca un pétalo es igual a otro y todo es susceptible al estado anímico con el que se lo afronte. de flores y nunca más volvió a trabajar de otra cosa.
Anterior Artículo Siguiente Artículo

0 comments

Deja un comentario

Please note, comments must be approved before they are published

Regístrate en nuestra newsletter y recibe un 10% de descuento en tu compra.
Recuerda confirmar tu email después de suscribirte a la newsletter de Ailanto.
Pregúntame más tarde